Para acceder a esta página tienes que ser mayor de edad.

Soy mayor de edad


Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario y realizar análisis estadísticos sobre su utilización. Al acceder al mismo acepta la totalidad de condiciones del AVISO LEGAL

CIGARRILLOS

La fabricación de cigarrillos se divide en primario y secundario.

En primario se procesa los fardos o cajas de tabaco mediante el laminado, acondicionado y mezcla de acuerdo a las especificaciones de la liga que se necesite producir.

Este proceso está totalmente automatizado, seleccionando de forma automática la receta para su aplicación durante el proceso.

Las hojas de tabaco ya procesadas se almacenan en un silo durante varias horas para homogeneizar la humedad y ser picadas posteriormente obteniendo la hebra final.

La hebra final será procesada en secundario en máquinas para la obtención del cigarrillo. Estas máquinas procesan la varilla de tabaco y papel de fumar (cigarrilleras) y aplican el filtro y papel boquilla (filtrera). En este proceso se controla el peso, diámetro y longitud de cada cigarrillo requiriendo la pericia del operador así como de un complejo sistema de control electrónico.

Otros parámetros importantes son la caída de presión y la ventilación del cigarrillo que son contralados por los maquinistas y el laboratorio de calidad en la torre de control pudiendo actuar rápidamente ante cualquier desviación.

En el secundario también se lleva a cabo el empaquetado del producto en dos formatos distintos de presentación, cajetilla blanda o cajetilla dura. En este proceso los cigarrillos se agrupan de 20 en 20 conformando la cajetilla que todos conocemos. Estas cajetillas como fase final serán agrupadas de 10 en 10 formado el cartón que será celofanado y etiquetado.